Haz un joyero con un bote de crema reciclado (I)

Un cajón de mi cómoda, estrechito y muy coqueto lo tengo para guardar mis cachivaches o mi tenderete como dice una compañera mía. Collares, pendientes, pulseras, broches y cualquier cosa que brille.

Allí están, en botes de crema vacíos y en una lata de bonito del norte (vacía y limpia también, claro). Hasta un envase de cartón de una ensalada de McDonalds he reciclado. El porqué de estos envases y no otros viene dado por la altura del cajón, que al ser tan estrecho no me da opción a meter una caja grande donde me quepa todo junto.

Además, me gusta tener cada cosa en un sitio porque si no se enreda todo y cuando intentas sacar un pendiente o lo que sea sale una ristra de bisutería colgando. Y por no ponerte a desenmarañarla acabas por no ponerte nada.
Os cuento esto porque el fin de semana me ha dado por decorarlos con tela y con papel. Mientras lo hacía me acordé de vosotr@s y fui sacando fotos del proceso por si os apetece probar que tengáis una guía.
El primero de ellos es uno de los joyeros que salieron de un bote de Nivea. Uno de los botes más reciclables que conozco. Tiene una bonita forma, la tapa encaja con facilidad y tiene el tamaño justo, ni grande ni pequeño.

Después de limpiarlo para eliminar cualquier resto de crema, forré la tapa con papel (1) por dentro y por fuera para que no abultasen las letras en relieve del nombre ni trasparentase el color azulón.
Hice lo mismo con el bote desde la línea donde encaja la tapa hacia abajo. Por encima de ella no puse porque la tapa ya queda ajustada de por sí y me temía que con una capa de papel y otra de tela no encajase. Además, el papel también sirve para que la tela se pegue mejor porque directamente sobre el metal no se fija tan bien.

A continuación forré la tapa con la tela (2). Os recomiendo sacar un patrón con la forma para así sólo tener que marcarlo sobre la tela, cortar y pegar. Lo mismo para la parte exterior, sólo que en este caso dejé un poco más para cubrir el borde (3). En la imagen veis un truco para que no le salgan arrugas: hacer pequeños cortes, cerca uno de otro alrededor de toda la tapa. Así se irán pegando uno a uno y no habrá problemas con las arrugas y los bultos.

El último paso consiste en disimular esta tela cortada (4). Yo opté por una puntilla blanca del mismo ancho que la tapa.

Para forrar el bote ayudé a sujetarse la tela con pinzas de la ropa (5). En el interior saqué otro patrón de papel y así sólo tener que marcarlo sobre la tela y pegarlo.
Así quedó finalmente:

¿Qué os parece? A mí me gusta mucho, sobre todo porque esta tela me encanta. Como no tenía mucha, en el interior le puse otra en un tono de verde similar. Y la puntilla le da un toque no sé, campestre o primaveral.
Si queréis probar es cuestión de paciencia y también de rapidez porque la tela encolada una vez en contacto con el papel no hay quien la mueva.

¡Feliz martes!




6 comentarios:

  1. Fantástico. Yo soy torpe total pero lo voy a intentar porque tengo un bote de Nivea que no quiero tirar, porque tiene un valor sentimental para mí... (si, ya lo sé, igual es ser muy pava tener un bote de Nivea con valor sentimental), y que no sabía muy bien qué hacer con él.
    Si te sirve otro truco que vi por algún blog, también es genial para guardar cositas las cajas de bombones de Ferrero Rocher, las de un piso, que llevan el espacio para bombones en una especie de "hueveras" de color gris o marrón... Yo lo ví, lo probé... y ya no quiero otro sistema para guardar pendientes, pulseras, anillos... cada pieza o pareja en su hueco, de ahi no se salen, siempre a la vista y organizados... Y si tienes problemas de altura, este sistema es fantástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elena!
      Si por tener apego a un objeto, aunque sea un bote de Nivea, te conviertes en una pava, conmigo somos dos, no te imaginarías las cosas que conservo por esa razón :-D
      Lo de la caja de bombones no se me había ocurrido, pero la próxima que caiga en mis manos, lo pruebo (aunque prefiero que no, que luego me matan los remordimientos).
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me parece una idea magnífica y además es 3 en 1: práctico, bonito y barato.
    Me encanta como te ha quedado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Arantxa!
      Muchas gracias, me alegra que te guste. Lo malo de esto, es que a veces me sorprendo poniéndole ojitos a cosas que tengo por casa, y pensando "¿En qué podría transformar esto...?"

      Eliminar
  3. Muy mono!

    Te dejo un par de ideas de joyeros reciclados!

    Uno con botes de cream de plástico y otro con tarros de cristal :)

    http://re-making.blogspot.com.es/2014/05/home-decor-with-plastic-cosmetic.html

    http://re-making.blogspot.com.es/2014/05/reusing-glass-jars.html

    Espero que te gusten, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elia!

      He visitado tu blog y me encantan las ideas que propones, los botes de crema customizados con todos esos elementos te han quedado ideales.

      Muchas gracias por pasarte por aquí y por comentar,
      Un saludo

      Eliminar