La familia (del gusano) crece

Allá por el lejanísimo mes de julio, os presenté un gusano que le había hecho a mi hija con los marcadores de las tallas de las perchas. Se convirtió en su mejor amigo, y la acompañó a todas partes.

Un día me dijo: "Mami, el gusano se siente solo porque no tiene amiguitos". Yo le pregunté qué podíamos hacer (soy muy retorcida y nunca le doy ideas, espero a que ella sugiera algo). Y como mi hija es hija mía y de su santo padre, ya sabía lo que le iba a preguntar, así que tenía una respuesta que me soltó del tirón y sin parar a coger aire: "Pues mira, mami, podemos hacerle una familia para que no esté solo, podemos hacerle una mamá y dos hijos gemelos, que serán un chico y una chica, que son los hijos grandes y también un bebé, que será el más pequeño de todos". 
No tardé nada en crear la familia del gusano padre:
Increíble, pero entre la montaña de juguetes y otras cosas que tiene para jugar, la familia gusano ocupa un lugar preferente. Ya véis con qué poco se entretiene un niño. Y a mí me dio una idea que os mostraré la semana que viene. ¿Qué será, será?


No hay comentarios:

Publicar un comentario