Me lo ha dicho un pajarito... de tela

Una vecina de puerta que tenía, cada vez que oía ruido en el descansillo, abría la mirilla y observaba qué ocurría. A mí no me molestaba especialmente, y eso que cada vez que alguien nos tocaba el timbre, abría su puerta y preguntaba a nuestra visita si le habían llamado a ella.
Dejó de hacerlo el día que se presentaron los Testigos de Jehová, y ella se me adelantó, como siempre. Cuando abrí y la ví intentando escabullirse, se me escapó la risa y cerré.

Dedicado a esa vecina y a todas las vecinas cotillas, hice este pajarito de tela. Lo tengo en la mirilla, para que cuando alguien diga "Me ha dicho un pajarito que...", lo diga con razón:
 
¡Olé por el solecito que tenemos estos días!



2 comentarios:

  1. Pobre vecina, jeje
    Te he dejado un premio en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo! Pero es lo mejor que pudo ocurrir, porque así me ahorré una conversación bastante desagradable.
      Muchas gracias por el premio, me hace una ilusión enorme :-D

      Eliminar