De funda para nórdico, a delantal

Este post lo dedico a la sección de oportunidades de Ikea, el sitio de la tienda que más me gusta. Hacía tiempo que buscaba una tela alegre para forrar un delantal, que estaba para tirar de las manchas que tenía, y que no salían con nada. Y el día que entré allí y ví una funda para nórdico muy, muy rebajada de precio, se me hizo la luz.

El proceso fue muy sencillo y rápido: primero, extendí la tela, puesta del revés, sobre una mesa. A continuación, puse encima el delantal. Marqué su contorno sobre la tela, teniendo la precaución de dejar un par de centímetros de más para las costuras, corté la pieza, y la cosí al delantal. Con la misma tela, hice los lazos con que sujetarlo a la cintura y al cuello.

Éste es el resultado. Estoy muy contenta, porque es la primera vez que hago algo así, y ha quedado muy bien. Tengo un delantal nuevo, y único, además. Lo mejor de todo, es que mi marido lo estrenó haciéndonos una de sus riquísimas tortilla de patatas. ¡Ole!






Si queréis ver otras personalizaciones de los diseños de la famosa tienda sueca, no os perdáis Piratas de Ikea. ¡Vais a alucinar con la imaginación que tiene la gente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario