Botes de cocina reciclados con lana

Os propongo organizar el armario de la cocina, de una forma barata y sencilla, reciclando envases de café soluble. Son muy versátiles, ya que tienen bastante capacidad, ocupan poco espacio, y al ser de cristal, no cogen olores.

Para decorarlos, utilicé la misma técnica que os enseñé haciendo botes reciclados para los colores, y así de originales han quedado:



Las tapas las forré combinando tela y lana del mismo color. Para las etiquetas, utilicé fieltro, lana y tela. Pensando en los muebles con cajones, se me ocurrió pegar en las tapas el contenido de los botes, con el fin de identificarlos al primer golpe de vista, sin sacarlos uno a uno para leer las etiquetas.

He encontrado aquí una idea muy sencilla para reciclar una botella de licor y convertirla en una elegante aceitera. Y mirad aquí qué espectacular resultado reciclando un bote de cristal con un tapete de ganchillo. Lo han transformado en un portavelas, pero quedaría igual de bien para guardar legumbres.


2 comentarios:

  1. No paras, eh?. Me gustan esos botes. Yo sigo con los del Ikea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo pienses más y pásate al lado oscuro del tuneo ;-)

      Eliminar