Bote para colores con lana y fieltro

Yo, para la merienda, soy más partidaria del bocadillo. Pero eso no quita para que, si algún día a mi hija le apetece algo que se sale de mis cánones, la deje disfrutarlo, como nos ocurrió el otro día con unos de esos palitos de pan que se mojan en chocolate.

Al ver el envase, se me ocurrió transformarlo en un bote para los colores personalizado. Si queréis copiar esta manualidad, os sirve cualquier recipiente donde se puedan meter lápices, rotuladores o lo que sea: vasos de cartón, botes de conserva, etc.

Lo primero que hice fue buscar lana que tenía por casa. Una vez limpio el recipiente, le apliqué cola blanca con un pincel, y enrollé la lana con cuidado desde la base hasta el borde superior.
El resultado es muy colorido, porque utilicé lana que va variando su color desde el blanco hasta el morado. Para personalizarlo, hice una etiqueta con fieltro de los mismos tonos que la lana. Éste fue el resultado:


  Éste otro lo hice con un bote mayor, y una lana que variaba los colores sobre rosa.



En lugar de una etiqueta, podéis utilizar cualquier material, además de fieltro: tela, botones, lazos, abalorios... a gusto de cada uno.

Aquí tenéis un bote de conservas, que forré con papel de regalo. El toque original lo da el lazo naranja.

Un consejo: utilizad papel mate, es más fácil de trabajar, y tiene mejor acabado.



2 comentarios:

  1. Yo a un bote de café le hice una ranura en la tapa y lo uso como hucha, para esas monedas que siempre están por ahí molestando. No es tan bonita como la típica hucha del cerdito, pero... qizas forrando un poco el bote... Lo intentaré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué buena idea!! Yo también voy a investigar para hacer una hucha. A ver si puedo colgar algo pronto.

      Eliminar